Beatriz Martínez

Trabajó durante varios años de comercial telefónico en diferentes empresas dedicadas a la formación de directivos. Las técnicas de venta que la obligaban a emplear eran agresivas y la competitividad entre empleados y entre departamentos era feroz fómentada desde la dirección. No sentía que fuera un trabajo que reflejara quién era realmente. Decidió abandonar ese mundo, convencida de que era posible vivir de otra manera: estar orgullosa de sí misma, disfrutar de armonía en el entorno laboral y desempeñar su trabajo con amabilidad y eficiencia. Este camino la llevo a City Pilates, donde el sueño que una vez tuvo de ser feliz trabajando, se convirtió en realidad.